miércoles, 30 de septiembre de 2009

Juan de Mesa...

... y Velasco, nacio en Córdoba en 1583. En 1606 se trasladó al taller del imaginero alcalaino Juan Martínez Montañés, residente en Sevilla. Aunque antes de llegar al taller de Montañés debió haber estado en el de otro maestro, que posiblemente fuera Andrés de Ocampo, donde también habría coincidido con el granadino Alonso de Mena.


Después de algunas obras menores comienza y se consolida su etapa más importante como gran imaginero de imágenes procesionales, que va de 1618 a 1623.

La serie se inicia con el Cristo del Amor, comenzado en mayo de 1618 y terminado en junio de 1620, imagen de 1,81 m de alto realizada para la Hermandad del mismo nombre que radica en la Iglesia del Salvador de Sevilla. Este es el primero de un total de diez Crucificados que llegó a realizar.


Entre otros crucificados podemos destacar el Cristo de la Conversión del Buen Ladrón, puesto que mucha gente lo denomina "El Gran Poder Crucificado" por la gran cantidad de rasgos que lo asemejan al Señor del Gran Poder de Sevilla. O el Cristo de la Buena Muerte (Estudiantes), cuya autoría se supo en un Via Crucis cuando al cristo se le desprendio la cabeza y en el interior de la misma habia un pergamino con el siguiente texto "Ego feci Joannes de Mesa, anno 1920".

En ese mismo año, 1620, Mesa realiza su obra más conocida, el portentoso Cristo del Gran Poder para la sevillana Hermandad del mismo nombre, hoy convertido en todo un símbolo de la ciudad. Obra magna del imaginero cordobés, de un marcado barroquismo que consigue reflejar como ninguna otra las tremendas secuelas del sufrimiento humano en un rostro que aparece vejado y como envejecido por los daños soportados.


Atribuída en un principio a Juan Martínez Montañés, mide 1,81 metros de altura. En su corona de espinas (restaura en 1876) aparece una serpiente símbolo del gran poder de Dios y del mal. También realizó sobre la misma fecha la imagen del San Juan Evangelista para la misma Hermandad; ambas, imágenes de vestir se veneran en su propia capilla, junto a la Iglesia de San Lorenzo.


Aparte de las comentadas, esculpió el maestro otras imágenes, singularmente de la Virgen, con y sin el Niño, y de santos; de las primeras merecen destacarse La Inmaculada Carmelitana del convento de las Teresas de Sevilla, la Virgen del Hospital de Antezana de Alcalá de Henares, ambas fechadas en torno a 1610, y la Virgen de las Cuevas del Museo de Bellas Artes de Sevilla, fechada hacia 1623, en la que se muestra más cercano a los esquemas montañesinos. Entre los temas hagiográficos recuérdense el San José con el Niño de Fuentes de Andalucía, San Juan Bautista y San Ramón Nonnato del Museo de Sevilla, los santos jesuitas del Puerto de Santa María, etc.


Una vida profesional intensa pero corta, la de Mesa, ya que muere en Sevilla el 26 de noviembre de 1627, con solo cuarenta y cuatro años de edad, víctima de la tuberculosis.

3 comentarios:

BITÁCORA SANJUANERA dijo...

Muy completo si señor. En el libro de "La Gubia del Alumbrado" que es sobre la vida de Martínez Montañes, se insinúa que este imaginero fue quién en realidad talló la imagen de Jesus de la Pasión obra cumbre del dios de la madera.....

SALUDos y bss.

Francisco J dijo...

Eso de que Jesús de Pasión es de Juan de Mesa me falta leerlo en la biblia, pero bueno Montañés es paisano y yo se la atribullo a él.

Por favor al imaginero alcalaino que se pronuncie sobre este tema.

BITÁCORA SANJUANERA dijo...

...Por eso he puesto OBRA CUMBRE DEL DIOS DE LA MADERA........

Bss.