sábado, 21 de febrero de 2009

Entrevista a Nono Vázquez - Pregonero Semana Santa 2009 (I)

Bueno pues aquí está lo que adelantaba la semana pasada, la entrevista al pregonero de la Semana Santa de Alcalá la Real del presente año, Nono Vázquez. Como dicha entrevista es algo extensa será publicada en dos partes y aquí va la primera de ellas:

¿Cómo es el momento en el que uno recibe la noticia de que va a ser el pregonero?
Supongo que no hay un momento “típico”. El muy fue muy atípico, porque volvía a Alcalá desde Madrid, por motivos de trabajo, y recibí una llamada al móvil de Pedro Gálvez, preguntándome si estaba en casa. Y como no estaba y además tardaría, me pasó al presidente de la Agrupación, Andrés Gómez, que me comunicó la decisión que había adoptado la directiva esa misma noche. Después Mingo Aguilera también quiso saludarme y tuvo unas palabras muy cariñosas, animándome desde ese primer momento. Y para mi fue muy especial, porque uno, la verdad, no espera recibir la noticia de ninguna manera en concreto, pero en la soledad de la parte trasera de un autobús y tan lejos aún de casa... fue extrañamente emotivo.

¿Crees que el haber sido pregonero en otro tipo de Exaltaciones es una vía directa al Pregón de la Semana Santa?
Hombre; yo no diría tanto como una vía directa, pero si es un buen calentamiento. En mi caso, tuve el honor de ser pregonero del costalero de mi cofradía de la Oración en el Huerto en el año 1998, y es cierto que fue una auténtica clase acelerada de “ordenamiento” cofrade, de síntesis y actualización de fe y sentimientos. Posteriormente, hace muy poco, mis amigos Miguel y Pilar, junto con los hermanos de las Fiestas del Rosario de Charilla, quisieron que fuera pregonero también allí, en 2007, y aunque fue muy distinto me sirvió para situarme y autoevaluarme como persona. Hoy, en las vísperas de mi pregón oficial de Semana Santa, entiendo que estas dos experiencias han sido cruciales para convencerme de mi madurez como persona y también, lo más importante, como cofrade, para enfrentarme a este trance, y creo que de no haber tenido estas oportunidades de “rodaje” hubiera sido una papeleta mucho más complicada de afrontar. En ese sentido sí lo veo como un camino interesante, y que a mi me ha servido de mucho, pero no creo en los escalafones y los méritos “antes de”; a esto se llega cuando es la hora.

Dicen que todos los cofrades tienen un pregón escrito guardado en un cajón del alma ¿desde cuándo tiene esta escrito el tuyo?
Desde un Viernes de Dolores que escuché un pregón. Manuel Aguilar fue un buen maestro de cofrades y su pregón a mi me llenó totalmente, y me marcó mucho. A mis veintipocos años y con mucho que aprender aún, su disertación me hizo colocar analogías entre sus pensamientos y los míos, y me hizo reflexionar sobre la fe, la familia, la cofradía... Después ya se fueron sumando cosas, pero el prólogo casi quedó escrito aquel día.


Será un pregón: ¿Evangélico?, ¿Intimista?, ¿Lleno de recuerdos y vivencia?, ¿Lírico?, ¿Un poco de todo?
No soy experto teólogo, y haría mal en querer llenar mi pregón de reflexiones demasiado evangélicas. Será intimista por momentos y será cómplice con la gente que ha vivido mis propias experiencias... No soy tan viejo, y tengo las justas, con un problema añadido, y es que no existe tradición cofrade en mi familia ya que yo fui el primero que se unió a este mundo. A pesar de ello, he vivido momentos importantes de nuestra Semana Santa y el movimiento cofrade, viendo crecer a mi hermandad del Huerto y la Esperanza, así que algo tengo que contar. ¿Lírico? No mucho; mi pluma es poco dada a la poesía, pero juego a dejarme querer por ella. Lo correcto es lo último; un poco de todo. Más o menos así va a ser.

Ante el atril del Martínez Montañés ¿temblara la voz?, ¿temblara el corazón? o ¿temblaran las rodillas?
Temblarán primero las rodillas, porque soy actor y he pisado muchas veces el escenario. El miedo escénico es necesario y un punto de tensión es muy saludable antes de enfrentarte a un público. Además conmigo mis nervios nunca han fallado a la cita; esta vez presumo que acudirán también un ratito. Temblará la voz cuando hable de todos mis compañeros y amigos de la Semana Santa y el ambiente cofrade, porque a todos ellos va dedicado todo esto; a su trabajo, a su implicación, a su enseñanza, a su experiencia, a su apoyo incondicional a veces... Miraré a mi madre y temblará el corazón cuando recuerde a mi padre, que siempre me permitió ser la persona que yo quería ser y que, desde su sitio, a su particular y sarcástica manera a veces, siempre me entendió y nunca faltó a mis acontecimientos importantes. Ahora que no está comprendo cuánto me respetaba y en buena parte mi pregón está inspirado por él; y allá donde se encuentre va a estar sonriendo mientras yo hago el camino que, tarde o temprano, él y yo sabíamos que haría.

¿Es difícil hablarle a la Alcalá cofrade de nuestra Semana Santa?
Siempre. Alcalá es un pueblo muy singular para la Semana Santa también. Lo digo porque he tenido la ocasión de ver cómo son en otros lugares cercanos, donde la Semana Santa es una historia, las cofradías casi son otra distinta. Los actos oficiales son algo elitista a lo que no asiste el verdadero componente humano del colectivo, la Agrupación es algo muy simbólico y el pregón una cosa casi inalcanzable para el gran público y que a veces se pone en manos de personas por mera conveniencia política o circunstancial. Aquí es muy distinto, positivamente distinto a mi juicio. El pregonero se elige con mimo, se debate, se conoce... y si no se conoce, la gente se interesa por saber quién es, de qué cofradía, a qué familia pertenece, qué implicación tiene... El pregón levanta expectación, es seguido y comentado después, porque en Alcalá hay muchos “expertos” en la Semana Santa; conocedores y contadores de anécdotas, sabedores de la historia de sus hermandades, celosos y orgullosos de sus tradiciones... En un ambiente así es muy difícil ser original, por eso los pregoneros crean pregones preciosistas, sin pretensiones, cercanos a la gente, porque de otra manera no estaríamos llegando al gran elemento humano de la Semana Santa, que aquí es juez, público y parte.

1 comentario:

BITÁCORA SANJUANERA dijo...

Muy buena entrevista, todo un acierto esas preguntas.

Nono, seguro que te sale todo muy bien. Estoy deseando de escuchar ese buen pregón.

SALUDos.