lunes, 8 de marzo de 2010

Entrevista a Angélica Jiménez - Pregonera Semana Santa 2010 (I)

Si el pasado año publicaba aquí una serie de preguntas al pregonero de 2009, Nono Vázquez, considere que este año al menos había que intentarlo para la pregonera de 2010. Con los medios de que dispongo conseguí ponerme en contacto con Angélica Jiménez, la pregonera de nuestra Semana Santa el presente año. Ella no puso objeción alguna así que desde aquí agradecerle la colaboración para que todos podamos conocerla un poco más, antes del Viernes de Dolores. Así que sin entretenerme más, aquí va la primera parte de la entrevista.

- ¿Cómo es el momento en el que uno recibe la noticia de que va a ser el pregonero?
Un momento inesperado, de una sorpresa mayúscula y que te deja sin habla. Te lo cuento tal como yo lo viví. Era de noche. Acaba de acostar a mi hijo cuando recibí la llamada de la Presidenta de la Agrupación de Cofradías. Directamente, sin titubeos, me comunicó que por unanimidad había salido elegida pregonera. Y a mí el corazón se me puso del revés. Sentí vértigo. Dije que no, que yo no. Que era aún muy joven, que me faltaban vivencias. Pensaba que se equivocaban eligiéndome, que no era la persona indicada. Pero la Junta, que en ese momento estaba reunida, lo tenía tan claro que ya tuve que planteármelo. Me dieron esa noche para pensarlo y al día siguiente dije que sí.

- Dicen que todos los cofrades tienen un pregón escrito guardado en un cajón del alma ¿desde cuándo está escrito el tuyo?
Pues tengo que confesarte que jamás pensé en ser pregonera, así que el pregón no estaba. Ha nacido de golpe para esta Semana Santa.


- Será un pregón: ¿Evangélico?, ¿Intimista?, ¿Lleno de recuerdos y vivencia?, ¿Lírico?, ¿Un poco de todo?
Creo que es un pregón lírico y muy descriptivo, que se apoya inevitablemente en La Biblia, que es la base, e irremediablemente en lo personal. Yo no cuento vivencias, pero lo quieras o no, hay detalles que se cuelan porque se tienen que colar. Y si no fuese así, todos los pregones serían un calco.

- Ante el atril del Martínez Montañés ¿temblara la voz?, ¿temblara el corazón? o ¿temblaran las rodillas?
Hombre, el corazón me va a temblar seguro. La voz espero que no. Y las rodillas… imagino que en un primer momento es muy posible.

- ¿Es difícil hablarle a la Alcalá cofrade de nuestra Semana Santa?
Apuesto que no. Alcalá tiene mucho mundo en su lado cofrade y, en ese sentido, siempre parecerá predispuesta a escuchar. Lo difícil va a ser hablarle como se merece.

1 comentario:

EVA MARÍA dijo...

Qué buena entrevista!! Ya tengo ganas de escuchar ese pregón.

Saludos y bss.